LLMAGAZINE

Revista digital del IES Las Lagunas

A fondo

De Caos a Zeus: el origen del universo según la mitología griega

arbolmitologia

 

La mitología griega cuenta las leyendas o mitos de los héroes y los dioses de la Antigua Grecia. Establece como dioses principales o catorce dioses del Olimpo a: los tres grandes: Zeus, Poseidón y Hades; las hermanas de los tres grandes: Hestia, Deméter y Hera; y los hijos de Zeus: Atenea, Ares, Hefesto, Afrodita (adoptiva, hija de Urano), Apolo, Artemisa, Dionisos y Hermes (eran doce, pero Hestia cedió su trono a Dioniso).

Caos y dioses primordiales

Al principio de todo solo existió Caos, un ser que llenaba el cosmos del vacío absoluto. Mas Caos, estando solo, engendró a la enorme Gea, de gran poder, que en el futuro sería el suelo que pisarían los hombres. Gea a su vez engendró a otros varios: Urano, señor del cielo, de ancho espacio, tan poderoso como la gran Gea pero muy distante de esta; Érebo, de oscuro augur, se encontraba en el interior de Gea; Ponto, azul como el cielo pero inhabitable por los hombres; Nyx, cuyos ojos hicieron la noche profunda; y el más repudiado de todos, Tártaro, abismo del castigo eterno cuya distancia de Gea era tal que la de esta de Urano.

Hijos de Gea y Urano

La enorme Gea alumbró a otra raza de divinidades con su nuevo marido Urano: los titanes Crío, Crono, Hiperión, Japeto, Océano, Rea, Tea, Temis y Tetis. Tuvieron otros hijos: los cíclopes, Arges, Brontes y Estéropes de un solo ojo y gran fuerza; los hecatónquiros o centimanos, Briareo, Coto, Giges, de cien brazos, cincuenta a cada lado del torso, y cincuenta cabezas, veinticinco a cada hombro.

Castración de Urano y  Afrodita

Los poderosos y fuertes titanes fueron devorados por su padre Urano, ya que cuando uno nacía del vientre de Gea, el señor del cielo se lo tragaba sin piedad alguna.Pero un día Gea se hartó de los gustos alimenticios de su esposo y decidió vengarse. Forjó una funesta guadaña con el poder del tiempo y se la otorgó al menor de sus hijos, Cronos, señor del tiempo. Cronos, lleno de ira, decidió hacer sucumbir a su padre.

Cierto día, el señor del cielo se sentó sobre Gea en busca de descanso tras sujetar su enorme espacio. En ese momento, Cronos, previamente escondido, salió su madriguera y, mientras su padre dormía, le segó los genitales, pero Urano, furioso, dijo antes de su muerte:

“¡Tú, hijo del  cielo y la tierra!, me has sublevado, mas tu poder nunca le hará sombra al mío, y tal como me has hecho hoy a mí, los tres más grandes de tus herederos dividirán tu cuerpo en pedazos”.  Pero una gota de sangre brotó de los genitales de Urano y cayó en el Ponto. Pasado un año, una bella doncella ya adulta salió de entre la espuma y deslumbró a los hombres por su belleza. Se llamó Afrodita, señora de las palomas, diosa del amor.

Hijos de Cronos y Rea

Pasó el tiempo, Cronos se hizo con el poder del universo y encarceló en el Tártaro a sus enemigos: los cíclopes y los hecatónquiros.

Se casó con su hermana Rea y tuvieron como hijos a los dioses del Olimpo: Hades, Hestia, Poseidón, Deméter y Hera.

Cronos, por su parte, tuvo otro hijo con una oceánide: Quirón, el primero de los centauros. Al igual que su padre, Cronos devoró a sus hijos según nacían. Pero al igual que su madre, Rea se hartó de ello. Cuando nació el menor de sus hijos, Zeus, para que Cronos no lo devorará, Rea le dio una piedra, que el señor del tiempo se tragó sin hacer preguntas. Para que Cronos no sospechara, le pidió ayuda a Gea, la cual crio a seis en la isla de Creta.

Titanomaquia

Cuando  Zeus se hizo adulto, fue a liberar a sus hermanos.

Una noche en la que los titanes festejaban sus victorias,  Zeus se disfrazó hábilmente y se infiltró en la reunión.

Él le ofreció a Cronos una copa de néctar, acompañada de un vomitivo, y el padre de los dioses se la bebió. Unos minutos más tarde, Cronos expulsó de un solo vómito a los hermanos de Zeus.

Hades, Hestia, Poseidón, Deméter y Hera se reunieron con Zeus y Rea para planificar la muerte de su padre y esposo.

Hades tuvo la idea de ir al tártaro a rescatar a los hijos de Urano y Gea, debido a que éste tenía gran habilidad para infiltrarse entre los pasadizos subterráneos. Llegaron a las mazmorras del fondo del Tártaro. Llegado a este punto, avistaron Campe, hija de Urano que estaba custodiando las cárceles el tártaro. Entonces, Zeus, Poseidón y Hades liberaron de su prisión a los cíclopes y los hecatónquiros.

Después de ello, los valientes cíclopes forjaron tres armas sagradas para los tres grandes dioses: el rayo de Zeus, el tridente de Poseidón y  el yelmo de oscuridades de Hades. Con las tres armas sagradas vencieron a la monstruosa Campe y reclamaron el tártaro.

Armados ya con sus armas sagradas, Zeus, Poseidón y Hades se dirigieron a vetar a su padre. Llegado este punto, comenzó la última batalla de la Titanomaquia. El cielo se llenó de rayos, los mares se sacudieron y los muertos se levantaron. Cronos y sus Hermanos no tenían nada que hacer contra los tres grandes dioses.

Entonces se cumplió la profecía dicha por Urano y Zeus, Poseidón y Hades. Los tres Hermanos cortaron el cuerpo de su Padre en pedazos, los cuales se guardan en un cofre en el tártaro.       Terminada la Titanomaquia, los dioses recibieron sus poderes divinos. Zeus se quedó con los cielos y el rayo; Poseidón con los mares; Hades con el inframundo, los muertos y la riqueza de la tierra; Hera con la protección de las mujeres el matrimonio; Deméter con la agricultura y las tierras fértiles; Hestia con el hogar y el Fuego sagrado del hogar; y Afrodita con la belleza y el amor.

Hijos de Zeus

Con Hera:

                Nació Ares, dios de la guerra, y Hefesto, dios del fuego, la forja y los herreros.

Con Leto:

Nacieron los gemelos dioses de tiro con arco Apolo, dios de las artes, y Artemisa, diosa de la caza y las tierras vírgenes.

Con Metis:

Nació Atenea, diosa de la sabiduría y la estrategia del combate.

Con Sémele:

Nació Dionisos, dios del vino, las fiestas y el teatro.

Con Maya:

Nació Hermes, mensajero de los dioses, y dios de los mensajeros y de los ladrones.

 

 

David Cibrián