LLMAGAZINE

Revista digital del IES Las Lagunas

Los atentados de París

El pasado 13 del pasado mes, varios atentados ocurrieron en la capital francesa y la zona de Saint-Denis en los que murieron 137 personas y otras 415 resultaron heridas. Fueron en su mayoría atacantes suicidas que pertenecen al grupo terrorista ISIS o Daesh dirigido por Abubaker al Bagdadi desde 2010. Justifican lo ocurrido así: "Este es el principio de la tormenta y un aviso para los que quieran meditar y aprender las lecciones".
François Hollande, presidente de Francia ha mencionado: “Es un acto de guerra que ha sido cometido por el ISIS en contra de los valores que defendemos”. “Vamos a ser implacables”. Sarkozy se puso de su lado, mencionando: “Los terroristas declararon la guerra a Francia”. “La guerra que tenemos que librar es total. Nuestro país no tiene que ceder. Tiene que actuar con decisión, con fuerza. Vamos a superar esta prueba con sangre fría y decisión. Nuestra política exterior tiene que incluir el hecho de que estamos en guerra”. La UE dice 'sí' a defender a Francia pero cada país decidirá hasta dónde ayuda.
Esto no es nada nuevo. El Estado Islámico se proclamó el 29 de Junio de 2014, atentando, infundiendo miedo y terror a países de Oriente Próximo como Libia, Irak, Siria entre muchos otros. Hasta que ha salpicado en países occidentales, hemos hecho oídos sordos.atentadosenparis2
Hollande dice que la masacre de París es un acto de guerra, pero lo que no sabemos es que Francia lleva mucho tiempo participando en guerras queriendo situarse en los primeros puestos de la geopolítica, buscando mayor influencia internacional. Para explicar el porqué de estos ataques hacia Francia, y las amenazas a occidente, debemos remontarnos a la Guerra de Irak en la que Estados Unidos, cuyo presidente era George Bush, declaró que el motivo fue la "falsa afirmación" de que Irak poseía y estaba desarrollando armas de destrucción masiva (ADM). Otras razones incluían las preocupaciones sobre el apoyo financiero de Irak a las familias de terroristas suicidas palestinos, violaciones de los derechos humanos por parte del gobierno iraquí, propagación de la democracia, las reservas de petróleo de Iraq, aunque este último ha sido negado por otros funcionarios. Junto a EE.UU participaron en una coalición multinacional países como Reino Unido, Alemania, España, Francia, Polonia, Bélgica, entre otros. Podemos observar que los abusos por parte de los países invasores dejaron huellas en la población civil de aquella zona, muertes injustificadas o explotaciones sobre los terrenos, junto a un bombardeo de información y educación a las nuevas generaciones posteriores al conflicto que han creado en ellos un sentimiento de venganza, revanchismo e injusticia.atentadosenparis1
Las compañías del sector armamentístico son las grandes beneficiadas en bolsa, con subidas que en algunos casos han superado el 7% tras los atentados yihadistas ocurridos en París.
Tras lo sucedido se ha comenzado a culpar a los musulmanes, inmigrantes, a las minorías, a aquellos que huyen de los conflictos y la miseria en sus países, no por placer sino por supervivencia. Estos ven en Francia (y en otros países desarrollados) un refugio y para negarles el asilo ha sido un pretexto perfecto, asimismo para culparlos de ataques terroristas. Ese es el problema, las etiquetas y la generalización hipócrita de la sociedad. Debemos tener claro que el terrorismo no es religión. Esas etiquetas las utilizan grupos que pretenden eliminarlos y marginarlos como causa de todo.
Por otro lado, grupos xenófobos aprovechan la tesitura para incrementar el odio y sentimientos como la islamofobia o antisemitismo en países occidentales y aumentar la intervención militar en Próximo Oriente, como el partido ultraderechista (FN) dirigido por Marie Le Pen, culpando a ciudadanos de origen árabe o musulmán y a los inmigrantes que viven en Europa. No es coincidencia que el flujo migratorio de refugiados procedentes de Siria, Líbano e Irak haya sido notorio durante este último año. Tenemos la muestra de la gravedad del asunto y ante ello vemos como Europa ha acogido a más de 700.000 sirios, pero los países cercanos a Siria acogen más de 4 millones, con muchos menos recursos. Jordi Évole hizo un reportaje sobre el campo de refugiados de Zaatari y veíamos como muchos sirios decidían abandonarlo, dejando testimonios desgarradores como el de esta mujer: "El día que llegué fue el primero que pude dormir, después de que llevaba un año en vela por el sonido de las balas y el terror". La joven dijo "sentir que no soy un ser humano" porque "todo el mundo nos había abandonado". Otro de los refugiados con los que habló Jordi afirmó que: "No nos queda otra alternativa que volver a Siria aun sabiendo que la muerte está allí". Vemos la desesperación de estas personas, atacadas al igual que los parisinos en su tierra natal y como prefieren volver a su hogar aun sabiendo que la muerte les aguarda. Viven el presente sin esperar nada del futuro, dando gracias a lo poco que tienen y por seguir vivos.
Debemos tener ganas y fuerza para ayudar a crear nuevos proyectos a largo plazo eliminando la pobreza de estos países vecinos, mejorando la educación, la salud, construir infraestructuras y crear oportunidades económicas, porque esto desacreditará a la ideología del miedo y odio de la que se aprovecha el ISIS, incrementando la de la esperanza y crecimiento. No solo pensar que la solución es militar, sino de crear oportunidades.

atentadosdeparis3

 

                                                                                                                                                                           María Martínez Arias 1ºD bachillerato.

Escribir un comentario

No se tolerarán comentarios ofensivos.


Código de seguridad
Refescar